Como cada primavera, el aguacate se despierta del invierno emitiendo, en la mayoría de los casos, brotes reproductivos. Si además la planta ha sufrido algún proceso de estrés, ya sea por frio o por exceso /falta de agua, la cantidad de flores será considerablemente mayor.

En plantas de primer o segundo año, no conviene dejar que esta flor se desarrolle. Soy consciente de la ilusión que produce ver fructificar a una planta. Pero realmente no le hace ningún favor, pudiendo comprometerse el desarrollo futuro de la planta.

Es necesario que se adquiera una altura y un tamaño de tronco suficiente como para poder soportar la carga que supondrá la fruta cuando engorde.

Desde aguacastur os aconsejamos la retirada paciente de esta floración. De hecho, os animamos a que hagáis vuestro propio experimento. Tomad dos ramas próximas. En una quitad toda la flor y en la otra no. Al cabo de un mes, comprobad como han evolucionado ambas ramas. Os sorprenderán los resultados.

Os dejamos el enlace a nuestro video explicativo para aprender a quitar la flor en ramas con inflorescencias determinadas (solo flores) y ramas con inflorescencias indeterminadas (flores + yema de madera).