Llegado el invierno, los aguacates entran en una relativa «parada vegetativa». No son como otras especies que reducen al mínimo todos sus procesos metabólicos y entran en dormición, pero si detienen muchos de ellos y se preparan para enfrentar el invierno. En este momento se realizan las analíticas foliares.

El propósito de estas pruebas son, en primer lugar, comprobar los niveles de elementos presentes en la hoja. Estos parámetros nos van a indicar como ha sido el desarrollo de la planta durante todo el año. En segundo lugar, nos da un punto de partida para enfocar el programa de fertilización del próximo ciclo.

Hacer analíticas foliares todos los años nos permite tener referencias sobre la evolución de una plantación y poder tratar de forma visual los problemas que puedan surgir en la vida de un huerto de aguacates. Estos datos, en conjugación con otros tan valiosos como los registros de temperaturas y pluviometría de una finca, pueden ser la clave para realizar diagnosis precisas ante casos de bajas productividades, enfermedades o muerte de individuos.

Evidentemente, una buena diagnosis conlleva una mejor planificación de la solución al problema diagnosticado.

Si quieres saber más sobre las analíticas foliares, escríbenos.